jueves, 14 de abril de 2011

El precio de la felicidad




"El dinero no compra la felicidad. Pero la felicidad no lo es todo." Lo dijo esta mujer y estoy totalmente deacuerdo con ella.

En Nueva York se puede ser feliz a muy bajo precio. Pasear por Central Park no cuesta nada. Cruzar el puente de Brooklyn tampoco. Sentarse en un banco en Bryant Park y leer el periódico es gratís, gracias a  las donaciones de libros, revistas y periódicos de la Biblioteca Pública de Nueva York. Se puede escuchar  música de calidad en la calle sin tener que ir a un club y pagar como mínimo por una consumición.

Pero en Nueva York con dinero se puede ser muy, pero que muy feliz.

Darse un baño tampoco cuesta nada

3 comentarios:

  1. La felicidad para mí es un día sin incidentes de ningún tipo. Creéme, Cosmopolitana; son escasos.

    ResponderEliminar
  2. Eso te pasa por vivir la vida tan peligrosamente

    ResponderEliminar